lunes, 14 de mayo de 2018

SPAAG: Análisis de Pantsir atacado por un drone israelí

Análisis de los daños en el Pantsir-S1 atacado por drone israelí

Poder Aéreo



Pantsir-S1 alcanzado por drone israelí en Siria

La imagen anterior capturada de vídeo muestra el vehículo del sistema antiaéreo Pantsir-S1 destruido por drone israelí IAI Harop.

La descripción dice que todos los misiles del vehículo habían sido disparados (esto puede ser constatado por los tubos lanzadores quemados).


IAI Harop, el drone suicida

El radar tampoco estaba en la posición de combate cuando el vehículo fue alcanzado, y el soporte hidráulico estaba levantado, evidenciando que el sistema estaba apagado en el momento del ataque

En otras palabras, simplemente no había como el Pantsir-S1 reaccionar al ataque. Tal vez el vehículo esperaba la recarga.

Los cañones de 30 mm tampoco dispararon, lo que probablemente denota también falta de munición.

Israel destruyó un Pantsir-S1 desarmado, pero las imágenes sirvieron para una excelente propaganda de la eficiencia de sus Fuerzas de Defensa.

Los daños provocados por el ataque del drone fueron leves, concentrándose básicamente en la cabina del vehículo. El sistema después de reparado volverá a la operación.


Pantsir-S1

Los orígenes del Pantsir

A principios de la década de 1970, la protección antiaérea de corto alcance de los regimientos de carros de combate y de los regimientos de caballería mecanizados en el Ejército Soviético era suministrada por dos pelotones, siendo uno de cañones antiaéreos autopropulsados ​​ZSU-23-4 Shilka y otro con sistemas de misiles 9K31 Strela 1 (designación SA-9 para la OTAN - Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Cuando los estrategas soviéticos pensaron en sustituir ambos por equipos más modernos, vino la pregunta: ¿por qué no un sistema único que incorporara misiles y cañones? Y así surgió el proyecto Tunguska. El Ministerio de Defensa Soviético encargó a la empresa KBP (Konstruktorskoe Buro Priborostroeniya) de desarrollar e integrar el nuevo sistema.

La KBP es una empresa que nació en la entonces Unión Soviética en 1927, en la ciudad de Tula, situada a menos de 200 kilómetros al sur de Moscú. La gama de productos desarrollados por KPB es larga e incluye pistolas, carabinas, rifles de caza, ametralladoras, cañones de uso aeronáutico y naval, misiles antitanque y sistemas de defensa antiaérea. No es difícil de entender porque la KPB fue elegida para desarrollar un sistema híbrido, que asociara misiles y cañones, pues ella ya poseía experiencia con ambos. Era sólo una cuestión de integrarlos en un único sistema.

Los estudios conducidos en aquella época demostraron que los cañones de 23mm del ZSU no eran adecuados para las futuras amenazas aéreas. Por este motivo, se adoptó un calibre mayor (30 mm) y la oficina de KBP desarrolló el modelo 2A38, con cadencia de 3.900 a 5.000 tiros por minuto.

Pero el Tunguska también fue diseñado para comprometer y abatir amenazas aéreas a distancias mucho más grandes. Por este motivo, el sistema de misiles ha sido completamente revisado. Al contrario del misil de corto alcance empleado por el sistema 9K31 (el Strela 1), para este proyecto se desarrolló un artefacto mayor y más pesado, de dos etapas, denominado 9M311 (SA-19 ​​por la OTAN). La producción del Tunguska comenzó en la primera mitad de la década de 1980 y algunos de estos sistemas se exportaron a países como India y China. Este último desarrolló un sistema muy similar, denominado TK-1000.

El sucesor del Tunguska

El Pantsir es el sucesor natural del Tunguska (SA-19 ​​"Grison). El sistema general compuesto por una asociación de misiles y cañones fue mantenido, pero el sistema como un todo aprovechó la evolución tecnológica ocurrida en el período. Su desarrollo comenzó a principios de la década de 1990 y el primer prototipo quedó listo en 1994. Este era un período bastante tumultuoso para Rusia y demás repúblicas que formaron parte de la Unión Soviética. Por este motivo, los trabajos sufrieron sucesivos retrasos y el programa se interrumpió varias veces por falta de recursos.

El interés del Ejército ruso en adquirir un sustituto para el Tunguska, pero ante una reducción en los gastos militares y de otras prioridades de Defensa, el gobierno no pudo costear el desarrollo del Pantsir. La solución fue buscar un cliente en el extranjero. Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se interesaron por el sistema y se convirtieron en el primer cliente. Los EAU hicieron un pedido de 50 sistemas en 2000 y, tras algunos cambios introducidos, recibieron las primeras dos unidades en 2007.


Pantsir-S1

El sistema Pantsir

Una batería del Pantsir puede ser formada por hasta seis sistemas de combate y, para cada dos de ellos, existe un vehículo de entrega. Además, existen los vehículos que hacen mantenimiento, transportan repuestos y hacen la alineación. Con la organización en baterías, una de las opciones de modo de operación es la designación de un sistema como "maestro" o puesto de mando. En este caso, éste envía la información del blanco a los demás, que "traban" en el blanco y orientan el misil hasta el mismo.

Pero los sistemas de combate también pueden actuar de forma aislada y fija, defendiendo objetivos específicos y estratégicos. Cada unidad puede rastrear hasta 20 blancos y enganchar cuatro al mismo tiempo, disparando una salvación de dos misiles para cada blanco.




El misil 57E6 que equipa el Pantsir (12 unidades) tiene un alcance máximo de 20km y puede enganchar blancos volando a hasta 15.000 metros. Los dos cañones de 30 mm pueden abatir un objetivo aéreo a una distancia de 4 km, en altitudes de hasta 3.000m

Armamento y chasis

El misil 57E6 y sus variantes fueron diseñados específicamente para el Pantsir y representan una respetable evolución sobre el antecesor, la familia 9M311 que equipaba al Tunguska. Según el fabricante, en condiciones ideales el misil tiene un alcance máximo de 20km y puede involucrar blancos volando a hasta 15.000 metros.

El 57E6 tiene dos etapas. El primero representa el "booster", de combustible sólido, que se quema por 2,4 segundos y acelera el misil a una velocidad de 1.300m / s. En la segunda etapa se localizan las antenas para controlar la trayectoria del misil y una espoleta de proximidad (o contacto).

Aunque es un artefacto relativamente ligero (90 kg), su ojiva de fragmentación responde por buena parte del peso de la segunda etapa. El misil no tiene una cabeza de búsqueda, lo que simplifica el sistema y reduce los costos. Su dirección es hecha por comandos de radio. También hay un canal óptico independiente.

Los cañones son los mismos anteriormente empleados por el Tunguska, pero con pequeñas modificaciones (lo que acabó generando la versión 2A38M). Su capacidad es de abatir un objetivo aéreo a un alcance de hasta 4 km, en altitudes de hasta 3.000m.

El Pantsir es un sistema totalmente independiente en cuanto al chasis empleado y, por ese motivo, acepta varias opciones. El prototipo fue originalmente desarrollado sobre un chasis de camión Ural 5323 8 × 8, pero el Pantsir se ha ofrecido sobre un chasis KAMAZ 6560 8 × 8. La versión adquirida por los EAU fue montada sobre un chasis alemán MAN SX 45 8X8. Hay también opciones sobre chasis con orugas.

3 comentarios:

  1. ¿Se sabe qué fue del pobre infeliz que se acercó al vehículo justo antes del impacto?

    ResponderEliminar
  2. Si bien fue un impacto directo, esperaba ver unos hierros retorcidos irreconocibles, pero solo la cabina parece dañada seriamente.

    ResponderEliminar
  3. Muy poco daño para ser un impacto directo...es un UCAV de gran envergadura que con una velocidad de entrada mas la carga explosiva hubiera significado un daño considerable...., puede ser una puesta en escena para minimizar el daño provocado y no pasar una vergüenza internacional sobre ese sistema de armas

    ResponderEliminar